jueves, julio 28, 2005

La Gramola (III)

Hoy sí apetece. Además, da nombre al blog. Ya más adelante iremos cambiando de grupos.

ESPERANDO AL VIENTO

Vivo esperando al viento,
que derrumbe el cemento,
que da cobijo a tan cochina humanidad.

Vivo esperando al viento,
solo es cuestión de tiempo.
Maldito tiempo, cada día cunde más.

Y estando vivos, estamos muertos,
y reposamos, entre el cemento.
Malditos tiempos, tiempos de muertos,
que entre cemento, temen al viento.

Y una voz me comprende.
¿Será la voz del viento?
una voz que me dice,
no quiero verte muerto.

Salgamos a la calle,
salgamos a la calle,
a provocar al viento,
que barra malos tiempos.

A provocar al viento,
que derrumbe el cemento,
que da cobijo a tan cochina humanidad.


- El Último ke Zierre-


Cantada con toda la mala hostia del mundo. Si no no funciona.

miércoles, julio 27, 2005

Ánimo, sigue con la dieta

Hoy iba yo tan contento en el autobús (y es que mi trayecto en transporte público ha sido hoy inmejorable, sin esperas eternas, trenes nuevos y con aire acondicionado en la línea circular de metro...) y veo por la ventanilla un cartel graciosísimo con una cara conocida y casi olvidada. Cómo hubiese deseado llevar una cámara de fotos para poder mostrarlo.

La cuestión es que Ynestrillas, el que fue secretario general de Alianza por la Unidad Nacional (AUN) y que ingresó en prisión hace unos años, ¡HA INICIADO UNA HUELGA DE HAMBRE Y SED! Quiere beneficiarse del tercer grado o algo así. Lo que no sabe es que ahora defendemos el cumplimiento íntegro de las penas para terroristas y pistoleros. Así que a chupar reja y patio común.

A lo mejor a la sombra se le cura
esa mala hostia crónica al fascista

Bueno, como en el fondo creo en los beneficios penitenciarios, creo que debería apoyar que Ynestrillas no cumpla íntegramente su pena. Por eso, propongo una campaña de apoyo a su medida:

¡NO COMAS! Ni ahora ni nunca.
¡NO BEBAS! Jamás.
¡SIGUE ASÍ Y NO TENDRÁS QUE CUMPLIR TODOS LOS AÑOS QUE TE QUEDAN!

Pido que, para mejorar su salud, le saquen diariamente al patio a eso de las 3 de la tarde y le pongan a hacer carrera continua durante 45 minutos. O mejor, que le pongan a correr por los andenes del metro de londres con una mochila al hombro y un abrigo muy largo y muy gordo. Que el deporte es salud.

Y todo esto porque no entiendo que unos pistoleros, fascistas y mamporreros sean terroristas y otros sean héroes (y viceversa, tanto para unos como para otros).

Con humor se vive mejor

Quería pasar de la política y me encuentro con esta noticia:

El Ayuntamiento de El Borge solicitará que se convoque un referéndum para elegir entre Monarquía o República


Esto está muy bien, yo tendría claro mi voto. Pero, digo yo, ¿no podría el alcalde ocuparse de prestar más atención a sus ciudadanos y que su partido se ocupase de eso a nivel nacional? Así no se distraería y podría atender con mucha más cercanía a sus paisanos.


A no ser que pretenda dar a conocer su pueblo para promover el turismo o algo así. Es que si no es esto no encuentro el motivo por el cual todos los veranos sucede algo sumamente peculiar en numerosos pueblos más o menos desconocidos y con mayor o menor interés turístico.


Como se nota que llega agosto y que muchos se aburren. Unos inventando historias y otros con suficiente tiempo como para no dejar escapar ni una y así llenar sus páginas/boletines/informativos. Debe ser que agosto nos afecta a todos por igual.


Esperando al viento que arrase con (casi) todo

Dos días en que no aparecen las ganas de estar informado, de buscar algo que yo considere digno para colgar aquí, aunque a nadie le importe. Nada, sólo desidia. Muchas veces deseo ser así, no tener esa necesidad ni ese instinto masoquista que me lleva a buscar la noticia que más me indigne, que más me escandalice. Sé lo que me voy a encontrar, de qué se hablará, qué se discutirá. Periódicamente aparece esta necesidad de distancia, casi de desinformación, de una buena dosis de indolencia. Supongo que se debe a que también periódicamente las cosas se ponen mucho más feas de lo que cabría imaginar un tiempo antes. Pero ojalá fuese sólo esto. Les desprecio (tanto) que podría hacerlos responsables únicos de esta sensación. Pero creo que no debo hacerlo porque sé que no es así.

Quiero colgar alguna letra de alguna canción interesante. No tengo ninguna en mente. Arranco el Media Player. Reproducción aleatoria. La primera, una versión punk de un tema antiguo y cursi. Está bien pero creo que quedaría raro. Siguiente canción. Menuda mierda, tengo que decirle a mi hermana que grabe su música en otra parte. A ver la siguiente. Death Kennedys, nunca me han entusiasmado y además no me apetece buscar la letra ni traducir. Y así otra, y otra, y otra… hasta que me doy cuenta de que necesito parar la música. Esto tampoco despierta mi interés.


¿Algo de algún libro que leí en vacaciones? No, los libros se leen, no se cuentan, que para eso hace falta arte, igual que para contar un chiste. ¿Pongo la radio? Paso, no quiero noticias, no quiero descubrir nada nuevo, no quiero que me hagan pensar y, sobre todo, me jode no reírme si hacen humor (y sé que hoy no me voy a reír). ¿Televisión? Puff, a estas horas… ¿Qué cojones hago? Para empezar dejar de preguntarme esto, me está matando el agobiarme así.


Definitivamente, si tengo problemas con todo debe deberse a que el problema está en mí. Eso ya lo sabía, lo sé desde hace mucho tiempo. Siempre sabiendo de antemano cual va a ser el nudo y el desenlace: qué hartazgo, qué desidia, qué desgana… qué tristeza. Siempre me he sentido culpable porque si el problema está en mí es obvio que la causa y la solución también lo están. Pues no, ya no. La culpa va a cambiar de destinatario. Hace tiempo que esta culpa pidió permiso para salir y manchar a todo aquel que lo merece, a todo aquel que la creó y alimentó dentro de mí, a los que me quieren convencer de que ése es su lugar. Y yo no la voy a poner freno ya. Y tú me vas a ayudar (me ayudas) a mantenerme en mi sitio, a guardar el equilibrio mientras todo se reorganiza dentro y fuera de mí. Porque si hay algo que estaba en mí y ahora está fuera el orden de las cosas debe cambiar. Da igual quien pierda. Lo importante es que ganen los que lo merezcan. Y que tú sigas ahí.


Cómo me sobráis. Qué falta me haces.

Me dais nada. Lo eres todo.
De nada. Gracias.

domingo, julio 24, 2005

Palabras...

En la bitácora de Eduardo Haro Tecglen encontré hace un rato esta joya:

"Allí donde la moderación derriba casas, donde la elegancia mata, donde el ingenio desprecia, donde la sensatez arranca brazos, donde la objetividad envenena el agua, donde la imparcialidad tortura, donde la serenidad cierra los ojos y donde la matización aplaude al verdugo, es necesario ser panfletarios. El panfleto es el nivel exacto de los acontecimientos; la realidad es panfletaria. Al mismo tiempo, allí donde la sobriedad de un decreto deja sin medicinas a un continente, donde la prosa más escueta riega uranio empobrecido, donde el cálculo geométrico hace sangrar a miles de familias y donde la propaganda destruye sin interrupción ciudades y metáforas, es necesario ser poéticos. La poesía es la temperatura de los cuerpos, el pulso escamoteado de los hombres. La realidad es brutalmente poética."

El autor de este párrafo es, según cuenta "ni más ni menos ni menos ni más", Santiago Alba.

Asesinato

El hombre abatido por la policía en Londres no estaba implicado en los atentados

Fue tiroteado ante decenas de personas en la estación de metro de Stockwell, en el sur de Londres. Scotland Yard ha admitido que no estaba vinculado con la investigación sobre los ataques del pasado jueves contra la capital británica. El joven tenía 27 años y era brasileño. El Gobierno de su país ha solicitado explicaciones a Londres, mientras que la policía británica ha pedido disculpas y asume "total responsabilidad" por el hecho.

Más acerca de este esperpento en 20minutos.es

Y cuidado con dejarse barba o tomar mucho el sol este verano, que si un brasileño puede ser confundido con un pakistaní ...



ACTUALIZACIÓN: Para demostrar cuanto siente Scotland Yard el "trágico accidente", Ian Blair da un curso acelerado de "¿Por qué hay que disparar a la cabeza?". Después de lo sucedido su respuesta es decir que continúan las órdenes de disparar a matar y a la cabeza. ¿De verdad no se lo van a replantear después de lo sucedido? Lamentable.

viernes, julio 22, 2005

Remodelando el congreso de los diputados

Hace poco se pudo ver en televisión que se estaban llevando a cabo unas obras de remodelación en el congreso de los diputados. Principalmente estaban modernizando los escaños de los diputados, dotándoles de acceso individualizado a internet, por ejemplo.

Pues bien, parece ser que además de permitirles chatear (mejor eso que verlos dar cabezadas) se han preocupado también por su comodidad y van a renovar sus sillones:



(Disponible en varios colores. Y de regalo un protector bucal)

jueves, julio 21, 2005

Lejos de Londres también cuecen habas, y a diario


Hoy, en Iraq, las cosas siguen como ayer, y como anteayer, y como ...
Vía Escolar.net

Londres, otra vez

Parece ser que los incidentes de hace un par de horas en Londres se van a quedar en un gran susto. Por ahora sólo se ha confirmado un herido y parece ser uno de los implicados en las explosiones ya que la policía militar custodia el hospital en el que está siendo atendido. Además, Scotland Yard ya ha confirmado que la magnitud de las explosiones ha sido mucho menor y creen que puede deberse a que se trataran de bombas sin carga explosiva, explotando únicamente los detonadores.

Sin embargo, a pesar de la alegría que produce el saber que no se han producido víctimas, la situación es casi igual de grave. En primer lugar, porque las autoridades británicas parecen afirmar que se trata de un acto de imitación y no de continuación de lo acontecido el 7J. Esto demuestra que determinadas ideas criminales están calando en un cierto sector de la población, principalmente la más joven. Seguramente la respuesta a esta expansión del ideario terrorista sea la más represiva, la de "marcar" a diestro y siniestro a potenciales terroristas, tratar a la comunidad musulmana como un todo homogéneo y filoterrorista. Esto sería matar moscas a cañonazos y los resultados no serían nada buenos. La criminalización no funciona. Quizás, contra el adoctrinamiento terrorista la mejor arma sería la educación y la integración. Y me refiero sólamente a los "adoctrinados", no a los que imparten tal doctrina. Éstos creo que no pueden ni deben ser integrados, sólo perseguidos.

Por otra parte, la primera sensación de alivio ante la ausencia de vícitmas no debe hacernos perder la perspectiva. Han sido cuatro explosiones de muy baja intensidad, perpetradas por unos individuos que aparentemente han elaborado unos explosivos totalmente caseros para imitar a sus "héroes". Tampoco han conseguido acabar con la vida de nadie. Pero, ¿han conseguido algo? Yo creo que sí, mucho. La red de metro de Londres parada por unos momentos. Todos los autobuses estacionados en fila como hace dos semanas. Todos los medios de comunicación pendientes de lo que allí acontecía. Y sobre todo, la población asustada.


Teniendo en cuenta que los terroristas, además de matar, persiguen la mayor notoriedad posible y mantener a sus "enemigos" en permanente estado de pánico, creo que se están saliendo con la suya. Y es que esto les está resultando muy sencillo. Basta con que un sólo individuo se cargue una mochila a la espalda para provocar el pánico. Aunque esta mochila esté vacía, basta con dejarla abandonada en un tren o autobús para revolucionar a media ciudad durante unos minutos. Personalmente creo que la batería de medidas que hasta ahora se han diseñado o ejecutado en la tan manida "guerra contra el terrorismo" no son ni serán capaces de conseguir que esto cambie. Pero este aspecto no parece interesar mucho a los grandes adalides de la libertad, cuya única respuesta ante nosotros, la población, es decir "no vamos a cambiar nuestra forma de vida". Mentira, vivir con miedo es el peor de los cambios.


Creo que Afganistán e Iraq son dos ejemplos de que los resultados obtenidos no cumplen ni de lejos las expectativas. No sé si alguien conocerá la mejor solución o si conociéndola tendrá la voluntad de aplicarla. De lo que no cabe duda es de que con el tiempo nos vamos dando cuenta de las soluciones que NO funcionan.

Ya no quieren parlamento, quieren un ring

Esto ya es lo último. Mientras tenía encendida la radio de fondo he oído algo como que dos políticos han estado a punto de llegar a las manos. Al principio pensé que mi imaginación se había puesto a trabajar, pero para asegurarme decidí mirar las webs de algunos medios y el resultado ha sido que sigo igual de (des)informado:

En la Cadena SER: Un diputado del PP intenta agredir a Rubalcaba en los pasillos del Congreso

En Libertad Digital: Rubalcaba acusa de fingir a un diputado del PP que venía del entierro de un amigo en Guadalajara

Esto es uno de los muchos ejemplos que demuestran lo grandes que son los medios de comunicación que tenemos, casi tanto como nuestros políticos. Es que ya no vale eso de decir "tenemos los políticos que nos merecemos". Perdón, pero yo no me merezco gentuza así. Ni yo ni nadie. Esto es una vergüenza. Aznar hablando con acento tejano y luego en el peor inglés que se puede imaginar, Zapatero y su inefable francés y ahora esto.

Por lo menos los programas de zapping no tendrán que buscar vídeos del parlamento de Thailandia o Filipinas, ya pueden recurrir al producto nacional.


¡Cómo reparte la De la Vega japonesa!

miércoles, julio 20, 2005

A partir de ahora voy a leer sólo a Dan Brown

Y es que leer algunas cosas te deja un regusto bastante amargo difícil de aguantar:

"En tiempos pasados, una guerra, casi por definición, era algo que más pronto o más tarde tenía un final; generalmente, una clara victoria o una derrota indiscutible. Además, en el pasado, la guerra era uno de los principales instrumentos con que se mantenían las sociedades humanas en contacto con la realidad física. Todos los gobernantes de todas las épocas intentaron imponer un falso concepto del mundo a sus súbditos, pero no podían fomentar ilusiones que perjudicasen la eficacia militar. Como quiera que la derrota significaba la pérdida de la independencia o cualquier otro resultado indeseable, habían de tomar serias precauciones para evitar la derrota. Estos hechos no podían ser ignorados. Aun admitiendo que en filosofía, en ciencia, en ética o en política dos y dos pudieran ser cinco, cuando se fabricaba un cañón o un aeroplano tenían que ser cuatro. Las naciones mal preparadas acababan siempre siendo conquistadas, y la lucha por una mayor eficacia no admitía ilusiones. Además, para ser eficaces había que aprender del pasado, lo cual suponía estar bien enterado de lo ocurrido en épocas anteriores. Los períódicos y los libros de historia eran parciales, naturalmente, pero habría sido imposible una falsificación como la que hoy se realiza. La guerra era una garantía de cordura. [...]

Pero cuando una guerra se hace continua, deja de ser peligrosa porque desaparece toda necesidad militar. El progreso técnico puede cesar y los hechos más palpables pueden ser negados o descartados como cosas sin importancia. Lo único eficaz en Oceanía es la Policía del Pensamiento. Como cada uno de los tres superestados es inconquistable, cada uno de ellos es, por tanto, un mundo separado dentro del cual puede ser practicada con toda tranquilidad cualquier perversión mental. La realidad sólo ejerce su presión sobre las necesidades de la vida cotidiana: la necesidad de comer y de beber, de vestirse y tener un techo, de no beber venenos ni caerse de las ventanas, etc... Entre la vida y la muerte, y entre el placer físico y el dolor físico, sigue habiendo una distinción, pero eso es todo. Cortados todos los contactos con el mundo exterior y con el pasado, el ciudadano de Oceanía es como un hombre en el espacio interestelar, que no tiene manera de saber por dónde va hacia arriba y por donde hacia abajo. Los gobernantes de un Estado como éste son absolutos como pudieran serlo los faraones o los césares. Se ven obligados a evitar que sus gentes se mueran de hambre en cantidades excesivas, y han de mantenerse al mismo nivel de baja técnica militar que sus rivales. Pero, una vez conseguido ese mínimo, pueden retorcer y deformar la realidad dándole la forma que se les antoje.

Por tanto, la guerra de ahora, comparada con las antiguas, es una impostura. Se podría comparar esto a las luchas entre ciertos rumiantes cuyos cuernos están colocados de tal manera que no pueden herirse. Pero aunque es una impostura, no deja de tener sentido. Sirve para cosumir el sobrante de bienes y ayuda a conservar la atmósfera mental imprescindible para una sociedad jerarquizada. Como se ve, a guerra es ya sólo un asunto de política interna. En el pasado, los grupos dirigentes de todos los países, aunque reconocieran sus propios intereses e incluso los de sus enemigos y gritaran en lo posible la destructividad de la guerra, en definitiva luchaban unos contra otros y el venceder aplastaba al vencido. En nuestros días no luchan unos contra otros, sino cada grupo dirigente contra sus propios súbditos, y el objeto de la guerra no es conquistar territorio ni defenderlo, sino mantener intacta la estructura de la sociedad. Por lo tanto, la palabra guerra se ha hecho equívoca. Quizás sería acertado decir que la guerra, al hacerse continua, ha dejado de existir. La presión que ejercía sobre los seres humanos entre la Edad neolítica y principios del siglo XX ha desaparecido, siendo sustituida por algo completamente distinto. El efecto sería muy parecido si los tres superstados, en vez de pelear cada uno con los otros, llegaran al acuerdo -respetándolo- de vivir en paz perpetua sin traspasar cada uno las fronteras del otro. En ese caso, cada uno de ellos seguiría siendo un mundo cerrado libre de la aungustiosa influencia del peligro externo. Una paz que fuera de verdad permanente sería lo mismo que una guerra permanente. Éste es el sentido verdadero (aunque la mayoría de los miembros del Partido lo entienden sólo de un modo superficial) de la consigna del partido: la guerra es la paz"

Bueno, que más decir. Quizás sean imaginaciones propias pero creo que podríamos establecer algún que otro paralelismo entre esta situación ficticia y lo que vivimos en los últimos años (véase guerra contra el terrorismo, justicia infinita o paz durarera). Lo más curioso es que esta obra data de 1949. El único fallo es que las previsiones fueron demasiado pesimistas ya que esta situación se produce en 1984, hace 20 años. George Orwell pretende en esta obra hacer una crítica feroz al stalinismo y a su dictadura de partido. Para ello construye una sociedad imaginaria en la que cualquier lector puede identificar personajes, actitudes, etc. con lo que la ficción se convierte a menudo en realidad. Lo que Orwell no sabía es que la Guerra Fría terminaría en los 80. Lo que tampoco podía saber es que los Estados modernos copiarían las técnicas de control y opresión de la sociedad de algunas dictaduras.

"el poder es el valor absoluto y único: para conquistarlo no hay nada en el mundo que no deba ser sacrificado y, una vez alcanzado, nada queda de importante en la vida a no ser la voluntad de conservarlo a cualquier precio"

Pues eso, que leer estas cosas no debe ser del todo bueno, voy a comprar el Hola

Luna Lunera

Tal día como hoy, en 1969, se produjo el que muchos consideran el hecho más destacado del siglo pasado: la llegada del hombre a la Luna. Los astronautas americanos Armstrong y Aldrin pisaron el satélite terrestre durante varias horas y además de realizar diversos experimentos pudieron caminar, saltar, corretear, etc. Qué escenas bucólicas, tan sólo faltaban allí sus madres: "Neil, cómo te estas poniendo, cuando lleguemos a casa verás"

Dado que es el trigésimosexto aniversario quiero destacar:

- ¡Qué coño pasa con el tercer astronauta! Se llamaba Michael Collins y creo que deberían darle el premio al personaje más cenizo de la historia. Después de que pasa el casting para formar parte de la excursión, llega hasta la luna y no le dejan bajarse ("Michaelito, anda, quédate en la nave que la tenemos en doble fila y como se la lleve la grúa nos joden vivos, que aquí no hay ni McDonald's. Ya bajamos nosotros, ¿quieres que te traigamos algo? ¿Algo de tierra? ¿Una roca?"). No se puede permitir que este hombre permanezca más tiempo casi en el anonimato. A partir de ahora pasa a ser para mí el más importante de los tres. ¿Qué hubiese pasado si, hasta la coronilla de ver cómo se lo estaban pasando los otros, hubiese decidido largarse a casa? Y ojo, que esto no es tan disparatado. Que eso de verlos corretear por la Luna no es plato de buen gusto. Joder, si es que sólo les falto saludarle desde abajo. Además, si se hubiese largado se habría ahorrado el viaje de vuelta aguantando a los otros dos contando sus historietas y enseñando las fotos del paseo (como cualquier matrimonio brasas a la vuelta de su crucero por las islas griegas). Vamos, que un poquito de respeto por este hombre y un monumento a su paciencia.

- Otra cosa. Veo en Microsiervos que Google ha tirado la casa por la ventana para celebrar el XXXVI aniversario (mucho más importante que un centenario de mierda por ejemplo) y nos ofrece GoogleMoon, la versión Domingueros en la Luna de GoogleMaps. La verdad es que aunque sea algo curioso no es como para volverse loco. Bueno, para los constructores y promotores inmobiliarios tal vez sí. Ya pueden empezar a planificar nuevas urbanizaciones de lujo en la cara visible del satélite terrestre. ¡Ah! Y Gallardón, que me lo imagino en plena erección dibujando por dónde pasarán los millones de zanjas que le quedan por hacer (porque la verdad es que en Madrid ya no le caben).

- Y para terminar. ¿Hasta cuando tendremos que aguantar periódicamente el insufrible debate Llegamos a la Luna Vs. Nos engañan? Ya está bien, que no nos importa. A ver si Iker Jiménez resuelve definitivamente el enigma en su próximo programa. Bueno, a no ser que se hagan públicas las psicofonías grabadas por Armstrong o las fotos de las tumbas sin nombre encontradas en la Luna. Iker, majete, mejor déjalo estar, que hasta dentro de un año al menos tendremos tranquilidad.

viernes, julio 01, 2005

La Gramola (II)

Antes de despedirme otra cancioncilla elegante de regalo. ¿Por qué ésta? Lo primero por el grupo, un mito. Lo segundo por la identificación con el mensaje.


YA NO QUIERO SER YO

ME HE MIRADO EN EL ESPEJO
Y NO ME HE RECONOCIDO
EN EL EXTRAÑO QUE SE VE TRAS EL CRISTAL.
SI EL PASADO Y EL PRESENTE
SE REFLEJAN Y NO MIENTEN
TENGO QUE HACER ALGO POR MI PORVENIR.

YA NO QUIERO SER YO
YA NO QUIERO SER YO
YA NO.....

MI PACIENCIA TIENE UN LIMITE Y SE ACABA HOY.
HOY VOY A MATAR ESTA VIDA GRIS, QUIERO ENLOQUECER.

VOY A SER EL REY DE ROMA
O EL ALCALDE DE PAMPLONA
O EL PAYASO QUE DISPARE SOBRE MI.

ENTRARE EN OTRA PERSONA
O EN LOS HUEVOS DE MAHOMA
DA LO MISMO QUIERO ESTAR FUERA DE MI.

VOY A SER UN RICO TRISTE
O EL PSIQUIATRA DE LA VIRGEN
CUANDO TUVO QUE CONTARLE LO DEL NIÑO A SAN JOSE.

HOY VOY A MATAR
ESTA VIDA GRIS
QUIERO ENLOQUECER.

VOY A PIRARME LEJOS Y NUNCA VOLVERE
QUE MAÑANA ES TARDE Y TODO SERA IGUAL

LPR

Sólo espero que estas vacaciones hagan desaparecer esta sensación. Ahora sí, un saludo.

¡Me voy de vacaciones!

Sí, sí, ya sé que no es serio que a los dos días de botar el barco ya me baje de él. ¡Pero es que necesito unas vacaciones! Sólo serán diez días tras los cuales retomaré mis libros para afrontar la que espero sea la batalla final. A vida o muerte. Ahora sólo falta que en estos diez días consiga toda la motivación y fuerza de voluntad que ahora no tengo.

Si alguien quiere pasarse a hacerme una visita estaré en algún sitio por aquí. A ver si Google nos enfoca un poquito mejor. Y a ver si de paso nos mete en su buscador y pasamos a un nivel superior en la blogosfera.

Como mañana salgo muy temprano creo que debería ir a dormir un rato. Espero que todos se porten bien y a ver si a la vuelta me encuentro con la sorpresa de que alguien ha colaborado en este invento. Un saludo a todos y que lo pasen bien (yo lo haré :p).