viernes, agosto 26, 2005

¡Gorditos del mundo, uníos!

Tras un largo periodo en el que no sabíamos mucho de él ni de la lucha que lidera y representa, el subcomandante Marcos, portavoz del EZLN, reapareció públicamente el pasado 6 de Agosto y obsequió a la audiencia con un discurso en el que algunas de sus consignas fueron: "haga Patria, adopte un gordito" o "¡Gorditos del mundo, uníos. No tenéis nada que perder, más que vuestras despensas!".

¿Ha declarado el EZLN la guerra a los anticelulíticos y las fajas reductoras?¿Se dedicará a partir de ahora a combatir la metrosexualidad? ¿Quiere acabar con el enemigo cebándolo y saturando sus venas y arterias de grasas y colesterol?


Evidentemente el objetivo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional no ha cambiado tan drásticamente en los últimos años. Las frases anteriores son sólo unas pinceladas irónicas de su discurso destinado principalmente a desenmascarar y poner a cada uno en su sitio en la carrera por vencer en las elecciones mexicanas de 2006 . La peor parte no la llevaron por tanto los metrosexuales sino el PRD (Partido de la Revolución Democrática) y su candidato Andrés López Obrador, que parece ser el favorito en las encuestas. La críticas de Marcos se centraron sobre todo en la 'traición' del PRD y López Obrador a la causa indígena. También, criticó duramente lo que considera un abandono por parte de este partido del ideario socialista para aproximarse al "liberalismo social" que aplicó el PRI durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

Es indudable que ni Chiapas ni el EZLN son temas de moda desde hace mucho tiempo. Aquel levantamiento en Enero del 94 en busca de "democracia, libertad y justicia para todos los mexicanos" supuso un hito que todos pudimos ver en televisión. Sin embargo, con el paso de los años este espejismo se diluyó en el torrente informativo de guerras, atentados, fichajes del verano y bodas reales. Esa lucha salió de nuestras pantallas, desapareció de la televisión del salón y por consiguiente de nuestras mentes: esa lucha no existió jamás. La voz de los "sin voz" volvía a ser acallada más allá de Chiapas y La Selva Lacandona. En los últimos tiempos los únicos hechos reseñables del EZLN habían sido rumores de la llegada de Marcos a la política, rumores sobre un debate Garzón-Marcos, un partido fútbol Inter de Milán-EZLN... poco más hasta las frases irónicas de Marcos ante unas críticas a su cada vez menos estilizada figura. ¿Esto es todo lo que merece ser difundido acerca de la situación de los pueblos indígenas mexicanos? Permítanme dudarlo. Las causas podrían ser muchas y muy diversas, desde el olvido voluntario por parte de aquellos que deberían informar, hasta el miedo a dar publicidad a un personaje con pasamontañas y fusil en estos tiempos de criminalización y maniqueísmo occidental y políticamente correcto. Sin embargo no quiero hablar tanto de las causas como de las consecuencias. Y es que la principal consecuencia es que, hasta este discurso del subcomandante Marcos, denunciando lo que parece ser un nuevo episodio en la larga lista de agravios y desprecios ejercidos sobre los indígenas, la comunidad internacional sigue mirando hacia otro lado. Pero, ¿ésta es la consecuencia de la conducta olvidadiza de los medios o es precisamente el resultado que se persigue? Bueno, tampoco entremos en esto, ejerceremos de ciudadanos 'bienpensantes'.

Lo que marca una triste diferencia es que esta vez es la propia izquierda la que al parecer se olvidará de hacer justicia, la misma izquierda que porta como bandera la defensa de aquellos que más lo necesitan, la que se apoya principalmente en ellos para llegar al poder. Marcos lo expresaba así en su discurso:

"Lo que queremos es ser sinceros: hace 12 años les dijimos que creíamos en el PRD, pero nos equivocamos al pensar que esa gente iba a ser consecuente con lo que decía; no es consecuente y no vamos a repetir el mismo error, porque allá se equivocan y pierden una elección, pero acá si nos equivocamos perdemos todo"

"No es justo que un partido haya construido una imagen de izquierda que no es verdad, y no tiene que ver con el poder, sino con los principios del convencimiento"

En su discurso el subcomandante ofrecía algunos datos en los que basar esta escasa confianza en el PRD:


  • Señaló que es difícil convencer a los militantes que en el equipo del aspirante presidencial izquierdista, Andres Manuel López Obrador, estén numerosos ex colaboradores del ex presidente Carlos Salinas, al que han acusado de haber perseguido y asesinado a militantes del PRD.

  • Marcos también indicó que el actual presidente del PRD, Leonel Cota, "dejó el PRI cuando no le dieron la candidatura para gobernar (el Estado de) Baja California Sur" y se pasó a la formación de izquierda donde "hizo gala de nepotismo y de corrupción", además de privatizar una serie de manglares en beneficio de grandes hoteleros.

  • El jefe rebelde afirmó que uno de los hombres más ricos del Estado de Quintana Roo (este), Gastón Alegre, compró la candidatura del PRD por 75.000 dólares.


De producirse la victoria del PRD y confirmarse su 'traición' a los indígenas la situación sería especialmente perversa para éstos. Primero, porque ya no cuentan con el apoyo mediático masivo de antaño. Desde aquella Marcha por la Dignidad Indígena las reivindicaciones de los zapatistas han dejado de aparecer en los titulares de periódicos e informativos. Aquella marcha, que pretendía ser un acercamiento del EZLN a la política "sin el glamour del pasamontañas y las armas" ha resultado ser un arma de doble filo. La confianza que el EZLN puso en la clase política, pretendiendo escenificar un acercamiento a ésta, no ha sido correspondida. La reducción de la tensión no ha supuesto el inicio del camino hacia la solución sino hacia el olvido. En segundo lugar, y como colofón perfecto a esta estrategia del olvido, llega al poder un partido que mantiene un discurso hipócrita de apoyo a los zapatistas. Jaque mate. Los zapatistas tienen su representación política, ya no pueden quejarse. De hecho no lo hacen puesto que no aparece en ningún informativo. Lo dicho, una jugada perfecta. La poesía del EZLN y el movimiento zapatista se convierte en prosa 'danbrowniana' de final conocido y éxito de ventas. La democracia volverá a ganar. Y los de siempre volverán a perder.

La situación de los zapatistas es difícil. Primero, porque de ellos depende en gran parte que el PRD se alce con la victoria. Si plantean una política de acoso y derribo al PRD denunciando su comportamiento seguramente conseguirían que este partido no llegase al poder. Sin embargo, sin la posibilidad de explicar el porqué de este comportamiento quedarían expuestos a las críticas de aquellos que no entendiesen la crítica de la izquierda desde la propia izquierda. Y es que el camino de la coherencia y los principios casi siempre es pedregoso y árido. La verdad es que parece ser que hagan lo que hagan perderán simpatías. No sería el primer caso en el que la actitud crítica y coherente es tachada de traición o rebeldía gratuita e injustificada. Precisamente por eso es tan importante el tener fuera de los medios estas reivindicaciones. De nuevo la coherencia se da de bruces con la realidad de la vida política.

De todos modos supongo que queda un hueco a la esperanza. Éllos saben cómo hacerse con el hueco que se les ha robado sistemáticamente. Su única fuerza en la lucha por la "democracia, libertad y justicia para TODOS los mexicanos" ha sido y será la coherencia y la memoria. Quizás esas noticias y frases curiosas no sean más que el cebo que los medios deben morder para llevar de nuevo a sus páginas y boletines los discursos de Marcos y el EZLN. Quizás no sea más que el primer paso de su reaparición en la escena mediática para afrontar el último acto de su "lucha por desaparecer".

Como escribió Marcos el 25 de Marzo de 2001, en una carta dirigida a la 'Sociedad Civil Nacional e Internacional':

"Salud y que triunfe al fin la palabra que es el puente en el que usted y nosotros somos"